Despidos laborales en España:        

 

Un despido es la extinción del contorno de trabajo y de la relación laboral que une al empresario con el trabajador, por voluntad del empresario. Dada su trascendencia más allá del ámbito laboral, afectando la vida del trabajador, el ordenamiento jurídico de España exige una serie de requisitos formales de obligado cumplimiento por parte del empresario.

Un despido es la extinción de la relación laboral por una decisión que toma el empresario. El estatuto de trabajadores de España contempla dos tipos de despidos legales:

  1. Un despido viene motivado por unas causas objetivas, determinadas de forma cerrada por el ordenamiento laboral. Esta el despido objetivo, se da por una causa ajena al trabajador o la culpa no les atribuye. La indemnización debe ser por 20 días de trabajo por año laborado, con un máximo de 12 mensualidades y requiere un preaviso de 15 días.

Las causas imputables al trabajador pueden ser la ineptitud conocida o sobrevenida, también puede imputar la falta de adaptación a las modificaciones técnicas y las del trabajador.

 

Para proceder con un despido, este debe ser notificado por escrito al trabajador mediante la una carta de despido, donde deben ser señalados los hechos que lo motivan y la fecha en que tendrán efectos.

Simultánea a la carta, la empresa tiene la obligación de poner a disposición del trabajador la indemnización correspondiente, por ingreso previo o mediante la entrega de un cheque, efectivo u otra.

Al igual que la falta de este requisito, convierte el despido en improcedente. A su vez la falta de atención a los requisitos establecidos tiene como consecuencia que la declaración del despido sea improcedente por los tribunales y por tanto el derecho de la indemnización máxima posible para el trabajador.

 

  1. El despido disciplinario, es aquel despido causado por un comportamiento grave y culpable del trabajador, y por este motivo no existe el derecho de una indemnización por extinción del contrato ni requiere previo aviso.

En determinado convenio colectivo, siempre que el trabajador sea un representante de los trabajadores es necesario comenzar con un expediente disciplinario sancionador previo a realizar el despido disciplinario, para dar la oportunidad de que el trabajador responda a los hechos que se le acusan. Si el despido se realiza sin observar lo establecido en el apartado anterior, y el trabajador aún no ha realizado la demanda por despido improcedente, el empresario puede realizar despido nuevamente en el que cumpliese los requisitos omitidos en el precedente.

 

  1. También existe una tercera forma de despido laboral, en el cual la declaración de improcedencia de un despido la determina un juez. Al momento en el cual se produce un despido, el trabajador puede impugnar el mismo solicitando la improcedencia o nulidad del mismo. El juez va a calificar el despido como: improcedente o nulo, dándole razón al trabajador y será considerado nulo cuando el despido repercuta sobre los derechos del trabajador. Cuando el juez declare el despido como procedente, dándole razón a la empresa, es porque el despido se ha realizado de forma justa y correcta.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s